lunes, 28 de febrero de 2011

Productos Mágicos para vernos flacas...

Conversando el fin de semana con Vanessa y Andrea, nos reíamos mucho sobre la amplia gama y variedad de productos que ofrece el mercado para ocultar todas las imperfecciones de nuestro cuerpo y vernos bellas, evitando recurrir donde un cirujano.  Lo cierto es que no creo en ninguno de esos productos, pero debo confesar que he caído en la tentación y algunos los he comprado... y por supuesto me ha ido pésimo.  Aquí les cuento mis experiencias.

1.- Las Pantys:  Este producto mágico tiene por objeto aplastarte la barriga, que desaparece misteriosamente, te reafirma los glúteos y te los levanta, haciéndote ver con un cuerpo maravilloso aunque no lo tengas.  Nada mas falso.  Primero que nada, si tienes una barriga protuberante, así la panty te la aplaste, por leyes naturales, esa carne tiene que desplazarse a algún lado de tu cuerpo, el resultado es que si bien no tienes la panza en donde estaba antes de la panty todo el mondongo se desplaza hacia arriba y por supuesto pareces de inmediato un muffin de Starbucks.  Agrégale a esto que te demoras media hora en colocártelas de lo duras que son, entonces, yo que soy pilona, cuando iba al baño, me las lograba bajar sudando y muriendo pero no podía subirlas de nuevo!  Estoy firmemente convencida en que este tipo de pantys le debe funcionar a mi amiga Vane que es flaquita y tiene como 100 gramos que aplastar en la barriga, pero a mí... definitivamente no.

2.- Los batidos bajadores de peso:  He pasado por muchas marcas de éstos, algunos que pasaron a la historia y otros que están teniendo mucho éxito hoy en día.  No pretendo malograrle el negocio a mi amiga Jessica de ninguna manera.  Mi opinión no es general sino básicamente comparto lo que fue mi experiencia personal con el último batido que ingerí.  Debe ser que tengo un karma con todo el tema de las dietas.  Pues compré mi batido y unas pastillas que debían controlarme la ansiedad y estaba firmemente decidida a seguir todas las indicaciones del caso para bajar los kilitos de mas.  Me fue desastroso!  Me vinieron unos mareos y vértigos que no comprendía porqué los tenía, me gasté una fortuna con otorrinos larigónlogos y exámenes, que creo que me hubiera sido mas provechoso usar todo ese dinero y pagarme una lipo.

3.- La faja de látex post embarazo:  Esta era infalible.  Era de un material irrompible, a prueba de balas (en realidad de rollos) ideal para colocar las carnes en su lugar después del embarazo.  Por supuesto corrí al lugar recomendado y compré la bendita faja.  El ponérmela era todo una actividad.  Requería de dos ayudantes al menos para que yo me tirara en la cama sobre la faja, una jalara la faja de cada lado con muuuucha fuerza, hasta lograr que llegue al centro y pueda abrocharse.  A veces se necesitaba a una tercera persona integradora que ayudara a abrocharla.  Después, una o todas las ayudantes, tenían que darme la mano para poder pararme de la cama.  Parecía una barbie.  Pero no de lo regia, sino de la falta de movilidad que tenía en el torso con la faja puesta.  Además tenia dos grandes inconvenientes.  Se me generaban unas "hualdrapas" en la espalda  que emergían por encima de la faja y no había como esconder (Hualdrapas:  dícese de ese amasijo de carnes innecesarias que podemos tener en la espalda o en los brazos cuando estamos subidas de peso) y las teterecas quedaban como colocadas en una bandeja.  Llegaban antes que yo a cualquier lado... quizás como una cuadra antes.  Apuntaban al mundo con un desparpajo poco apropiado para una madre lactante.  Era demasiada exuberancia, mejor dicho, era grotesco.  Y para colmo de males, queridos amigos, el pinche látex me dio una alergia que ni les cuento! y le tuve que quitar a mi hija el desytin del potito y ponérmelo en la panza para recuperarme.

4.- El calzón levanta potos,  he comprado algunos de Leonisa que se veían muy hermosos por el catálogo.  Están nuevecitos y hasta con etiqueta.  El problema del muffin se genera inmediatamente.  Interesadas comuníquense que están a disposición.

5.- Los sostenes oculta tetas, claro, las oculta cuando te lo pones, pero sigues caminando y por lo menos las mías que tienen vida propia y con quienes ya he dejado de discutir, deciden salir a conocer el mundo de inmediato y  termino exhibiendo a dos niñas asomándose por el escote y un sostén que las parte en dos.  espantoso.

Y éstas han sido mis humildes experiencias... básicamente porque no he sucumbido a todas estas propagandas televisivas tipo LLAME YA! que te ofrecen toda clase de artefactos vibradores que puedes colocar en barrigas, glúteos y piernas y te exoneran de horas de gimnasio.  ¿No han visto la reciente propaganda en televisión de un aparato llamado Bio Shaker? que ejercita, acelera, tonifica y elimina...¡jajaja! la verdad es que me he muerto de la risa, no entiendo como una modelo puede salir en televisión promocionando ese producto.... es realmente bochornoso.

¿Quién se anima a compartir sus experiencias?

3 comentarios:

  1. ja, ja
    No les creo nada a los cantos de sirena del "llame ahora, llame ya". La única solución es CLM: comer la mitad. Con lo rico que es comer rico, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. y como eras antes claudia, siempre has sido gordita?
    o el matrimonio te engordo, comoa muchas
    y q mas has intentado claudia

    ResponderEliminar
  3. nunca he sido un espagueti, pero tenía buen cuerpo, cintura, buenas piernas, etc. se me veía bien, usaba bikini. con el matri subí unos kilitos y con mi primer embarazo subí 23 kilos y no pude bajar todos y en eso salí embarazada de nuevo y bueno... ahora califico como gordita y vivo a dieta! jajaja

    ResponderEliminar

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico