miércoles, 18 de septiembre de 2013

Sobre la Unión Civil entre Homosexuales...

El Perú está de moda.  Se habla de su gastronomía.  De los hermosos lugares que tenemos para hacer turismo, de Machu Picchu, las Líneas de Nazca y el Cañón del Colca, de las olas en Máncora. Se habla de su crecimiento económico, de su baja inflación, de que somos un país de oportunidades. 
 
Muchos nos empezamos a creer este discurso y por ello, empezamos a mirar con la frente en alto y a sentirnos líderes de Latino América y orgullosos de quienes somos y creemos que si podemos, y nos llenamos de esperanza y de expectativa, hasta que te topas con una situación en la que se requiere de tolerancia e inclusión y te das cuenta que estamos todavía a años luz de ser una sociedad civilizada.
 
Estoy completa y absolutamente a favor de que se apruebe la Ley de Unión Civil entre homosexuales.  No encuentro una sola razón que siquiera me haga pensar que quizás no es lo correcto.  Me parece que es un paso adelante en tolerancia e inclusión.  Que se trata de aceptar realidades y regularlas.  ¿Es que para eso no se han hecho las leyes? Precisamente para regular situaciones que existen y requieren ser reguladas.
 
Lo que se busca con esta ley es darle legalidad a la construcción de un legítimo patrimonio entre personas del mismo sexo.  Para evitar reflexiones filosóficas no se la ha llamado matrimonio.  Se trata de un marco legal para un patrimonio conjunto.  Pero sucede que la Iglesia Católica con su líder Cipriani, opina, descalifica, critica y encima quiere hacer pensar que con sus palabras nos representa a la mayoría de peruanos.
 
¿No es acaso la Iglesia Católica la que nos enseña a amar al prójimo como a nosotros mismos?  A lo mejor tenemos que esperar una fe de erratas donde se incluya la precisión que con el término prójimo no se incluye a los homosexuales.  Que a ellos tenemos que darles la espalda, despreciarlos, descalificarlos y volverlos invisibles.
 
Soy católica pero enfáticamente digo que las palabras de Cipriani a mi no representan.
 
Creo firmemente en el respeto a los demás.  Creo  que si dos personas del mismo sexo viven juntos por muchos años, en muchos casos despreciados por su propia familia, trabajan y construyen un patrimonio, es absurdo que el supérstite lo pierda en favor de la familia que los desprecio.     El Estado está llamado a protegerlos, pues ellos son parte del Estado, le guste o no a la Iglesia Católica.
 
Ojalá que pueda seguir con la frente en acto y pueda ver a legisladores sin prejuicios aprobando esta ley y a un Poder Ejecutivo con pantalones que no se amilane ante las palabras de Cipriani.  Ojalá.
 

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Mistura 2013

Para quienes no viven en el Perú, les cuento que en estos días se lleva a cabo la Feria Mistura, el evento gastronómico mas importante del Perú y me atrevo a decir de Sudamérica, que congrega cheffs, estudiantes de cocina, turistas y peruanos de buen comer, entre los cuales me incluyo.

Por cuarto año consecutivo, 3 amigos y yo nos organizamos con anticipación para tener hoy el día libre e hicimos nuestra incursión en Mistura, perfeccionando cada vez mas nuestra técnica para poder probar un poco de todo.

Este año el local elegido me ha parecido el mejor de las 4 versiones a las que he ido. Espacioso, en una zona donde no perturba a los vecinos, un lugar abierto, creo que muy bien.  A pesar de que acuden miles de personas cada día, no llegas a sentirte en medio de un tumulto.  Una cola bastante largar para entrar pero que camina con rapidez y no nos significó ni cinco minutos.  Colas grandes en el banco, sobre todo al empezar el día, para adquirir los tickets, pero habían muchos módulos, era cuestión de avanzar un poco mas. Creo que si hace falta que se instalen cajeros multimarca o del Banco de Crédito que creo que es el mas usado (al menos por mi!)  POS en locales que se paga en efectivo podría también ser una buena opción.  Se incrementarían las compras en el mercado por ejemplo.

La organización de la Feria por mundos me pareció muy interesante, nos permitió elegir al menos un plato por mundo.  A ver si en la próxima versión encontramos el mundo de los saltados (un buen lomo saltado, un tallarin saltado, serían buenas opciones ...)

Así, empezamos nuestra visita al medio día en el Mundo de los Sánguches, con un clásico sandwich de chicharrón con camote y salsa de cebolla.  Para acompañarlo compartimos chilcanos de camu camu, de lemongrass y clásico en Mayta. (Los chilcanos son una bebida buenísima preparada a base de pisco, ginger ale y limón, que en los últimos años se ha sofisticado con los piscos macerados con diversos productos).  Luego caminamos hacia el mundo del cebiche.  Apostamos por un tiradito a la crema del restaurant Punto Marino, que estaba buenísimo y una leche de tigre del Verídico de Fidel, que si bien estaba muy buena de sabor, creo que debe ofrecerse en vaso y no en envase bajo.  Un chilcano mas para acompañar, esta vez uno con pétalos de rosa de La Picantería, bastante atrevido pero un poco subido de dulce para mi gusto.  

Tocaba pasar por el Mundo Nikkei y nuestra elección fueron los wantanes rellenos con chanchito y verduras con salsa tamarindo de Majariscos, altamente recomendable.  Chilcano de maracumango y de emoliente, otra vez de Mayta, buenísimos.  El Mundo Norteño nos trajo tamalitos verdes con salsa de seco de Donde Peruco, simplemente buenos y una ronda norteña de carne aliñada, seco de chavelo con majado de yuca de la picantería La Paisana; bueno, pero he probado mejores.

Seguimos caminando rumbo al Mundo Amazónico, casi que el mundo "estrella" de este Mistura; nos pareció  que ofrecía las mejores opciones. Platos provocativos de tan solo leerlos.  Fuímos directo al Amaz, restaurante de un cheff peruano famoso, Schiaffino, y que es un restaurant joven con una propuesta de comida de la selva presentada en forma gourmet muy pero muy buena.  Optamos por un pescado doncella con salsa de castañas de cajú, acompañado con arroz con coco.  Divino! Otro mas de este mundo fueron los fettuccini con salsa de cocona y cecina de El Aguajal. Muy buena opción.

El día seguía transcurriendo y nosotros continuábamos con nuestro compartir.  Los chicos decidieron caminar un poco y traer mas chilcanos, esta vez de Huaringas, mientras que nosotras optamos por visitar el cercano Mundo Andino, donde las propuestas que escogimos del Restaurant Turístico El Gordo, me parecieron buenísimas.  La primera fue el denominado Qamtza Pichu, una mezcla de cancha con tortilla de huevo, cebolla china y charqui (carne seca de alpaca) y la segunda se llama Atallaushe, que es como un cebiche de charqui, muy bueno.  (Miren la foto!)

Hasta el momento recalco que, pese a que algunos disidentes fundamentan su falta de interés por esta Feria en la cantidad de gente y colas y otros asistentes, con poca actitud y paciencia se quejan de lo mismo, no pasamos mas de 10 minutos en las colas. Digamos que la leche de tigre fue la mas larga, pero divididos para la compra no perturbó para nada.  

Decidimos acercarnos al Mundo de las Brasas, la zona mas concurrida y no me explico porque.  No es que el chancho al cilindro y el chancho al palo no sean platos buenísimos, pero no es precisamente lo mas original y dificil de conseguir.  Creo que la publicidad siempre pone en primera plana al local del chancho al palo de Carlos Ramírez (que debería llamarse chancho a la reja).  La cola aquí si que era interminable.  Nos decidimos por el restaurant Chaxras y un lechoncito acilindrado con arroz meloso de porcón y chutney.  El preferido según Manuelito, el arroz un poco crudo según Vane.  A mi me pareció bueno pero tampoco el mejor plato del día.  Luego la cola mas larga que hicimos fue en Warmi para comprar chicharrón de conejo y el bendito chanchito, ambos acompañados por carapulcra.  Me gustó mas el conejo; costaba mucho partir el chanchito con un tenedor de plástico. 

Empezamos a retroceder para seguir buscando alternativas, esta vez con ganas de conseguir algo dulce, así que directo al Mundo del Chocolate.  Muy buenas opciones, presentadas en formas diferentes.  Nos llamó la atención el Stand de Melate y las opciones de besos de moza con sabores distintos.  Vane y Pollo optaron por uno de capuccino y uno de menta, yo compré de naranja y maracuyá pero para llevárselos a mis niñas.  Los besos de moza son una golosina que evoca nuestra infancia.  Una rica galleta de base con merengue francés encima y bañado con una capa de chocolate.  mmmm!  A mi me jaló la atención la variedad de bombones! Me compré tres que fueron compartidos con todos, por lo que tocó morder un pedazo de cada uno: el primero relleno con praliné y naranja confitada, espectacular!, el segundo relleno de ají, me pareció maravilloso! Un sabor rarísimo y el último fue de miel de picarón, que me pareció muy empalagoso.  La verdad que ofrecían variedad de chocolates! Algunos con cancha incrustada! Las chocotejas prometían también.  Un licor de chocolate en otro stand se veía divino y una belleza las esculturas de chocolate que decoraban el centro del Mundo del Chocolate.  

Como corresponde, dimos un salto al Mundo del Café y caímos en el Stand de Blend Café, que agrupa café de distintas regiones peruanas, probamos un expreso de Huánuco, que me cayó como gloria.

Ahora si, dejamos de usar las mandíbulas y empezamos nuestro recorrido por el Gran Mercado, que presenta productos buenísimos! Lo que mas me gustó:  la variedad de papas nativas, el jamón serrano y la variedad de quesos de Cajamarca y especialmente los licores de frutas de Inkanto!!! Me compré el licor de lima que me pareció una delicia y me lleve anotada la dirección de donde comprarlos, porque probé otros buenísimos tales como el licor de mandarina, camu camu, aguaymanto, fresa, frambuesa, entre otros.  Totalmente recomendable, búsquenlos en facebook.

La incursión en el Mundo del Pan fue infructuosa.  Me coloqué en la cola del Pan de Tres Puntas, típico pan arequipeño que es el deleite de mi esposo, pero después de unos minutos de hacer la cola, nos informaron que se había acabado y no pudieron darme indicaciones serias de la hora en que saldrían los siguientes; en el stand donde aún quedaban panes, la cola si era muy larga y decidimos salir sin pan.

Faltaba algo de postre y empecé la búsqueda del champús limeño, un postre de olla de la época de las abuelitas, hecho con harina de maiz amarillo, guanábana, mote, piña y membrillo.  Se sirve caliente y para mi es una verdadera delicia.  Después de mucho buscar lo encontré en el Mundo Norteño en el stand de Gotitas de Amor.  

El stand de Nestlé, específicamente la cola para comprarle postres a Sandra Plevisani, con ella misma atendiendo, imposible. Ahí si que había una de esas colas que generan protestas, quizás 100 personas o mas en cola y ya eran como las 6:40 p.m. y nuestra incursión estaba a punto de terminar, así que adquirí alfajores para las niñas en otro stand y pasamos otra vez por el Mundo Nikkei para que Vane compre las tradicionales Cachangas, turrón y bombitas con miel, postres de carretilla de la niñez, todos bañados en miel de naranja.  El primero parece una gran tortilla de masa crujiente, el segundo es un turrón muy compacto, hecho con unos palitos de masa y mucha miel y por último las bombitas son una masa, ignoro de que, rellena con crema.  Todo deli pero bien grasosito.

Llegó la noche, la gente se iba y otra llegaba.  El Mundo del Anticucho se veía bastante concurrido. Grimanesa y sus anticuchos ya tenía una cola considerable; nos quedamos sin probar los recomendados anticuchos de alpaca de Mama Feli.   Tampoco dio el estómago para probar el rocoto relleno en el Mundo del Sur.

Hoy se terminó la licencia de un día otorgada por mi nutricionista, así que regreso a los quesos frescos, huevos revueltos, filetes con ensalada y gelatina de dieta.  Pero quedo con el recuerdo del grato momento de ayer, que disfrutamos paso a paso con nuestro grupo de incursión.  Todos con gran actitud y proactividad.  Un éxito!

Gracias Vane, Pollo y Manuel!!! A organizarnos para el próximo año!!!


miércoles, 4 de septiembre de 2013

Fueron casi 40 años...

Mañana hubieras cumplido 40 años y probablemente me hubieras contestado el teléfono eufórico, zampado, desde algún lugar en Miami rodeado de queridos amigos.  Me hubiera sonreído pensando en ti a tus 40 años haciendo exactamente lo que hubieras hecho a los 25.  Hubiera pensado que ya llegaría el momento en que sentarías cabeza, te casarías, tendrías mas niños y serías un tranquilo padre de familia.  Esta semana hubiera sido de fiesta.

Por el contrario, hoy no puedo pensar en tu futuro, porque ese futuro nos lo robaron.  No podré escuchar tu risotada y tu voz grave contándome toda la comida chatarra que te empujaste ese día.  Tendré que pensar en llevarte flores al cementerio.  Tendré que esperar la misa del viernes en la que te recordaremos y celebraremos.

Cuando miro hacia atrás y pienso en que hace solo un mes mi vida era todo alborozo celebrando un triunfo profesional, encuentro que la vida te da golpes y te genera contradicciones.  Encuentro y reflexiono en que la felicidad solo son momentos y no un estado completo, que siempre sucederá algo que la opaque y habrá que hacer esfuerzos para poder recuperarla y encontrar otro momento en que te haga feliz.  Y ese momento hay que disfrutarlo con intensidad.

Tú viviste la vida intensamente.  Disfrutaste de ella, la tomaste con tus manos, la llevaste al límite, retando al mar cada día que salías en tu moto o manejando en velocidad probando un nuevo auto, otra de tus pasiones, generando un nuevo negocio, haciendo una nueva inversión.  Eso me da algo de serenidad.  Pensar que disfrutaste cada instante de tu vida.

Pero también me pregunto si te dediqué suficiente tiempo en estos casi 40 años.  No nos veíamos con frecuencia, pero sabíamos que estábamos ahí uno para el otro.  Cuando estábamos juntos compartiendo alguna velada, nos reíamos a carcajadas de las ocurrencias de tu hermano o comentando alguna anécdota de tus amigos.  Me contabas de tus logros y yo sonreía.  Espero haberte dicho mas de una vez que te quiero.

Ha pasado casi un mes y no llega el consuelo.  Dicen que el tiempo cura todas las heridas.  Supongo que eso es cierto.  Esta experiencia es lo mas duro que me ha tocado vivir.  Aunque sonría, aunque siga viviendo, llevo una profunda cicatriz en mi corazón y una preocupación constante por ser el soporte de tus papis y tu hermano, por estar presente en la vida de mi sobrino.

Primo querido.  Dónde estés, espero que estés en paz.  Dónde estés, celebra con intensidad los 40.  Nosotros aquí en la tierra estaremos pensando en ti.  Te quiero y siempre te querré.

Seguidores

Seguir por correo electrónico