miércoles, 28 de agosto de 2013

Graña y Montero en la Bolsa de Nueva York: La experiencia personal

Hace casi un mes me tocó vivir uno de los momentos mas emocionantes de mi carrera profesional.  Después de largos 9 meses de intenso trabajo, al fin lo logramos:  GRAÑA Y MONTERO cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York desde el 24 de julio de 2013!!!

Este es un logro que me llena de orgullo, no solo por lo que representa para la empresa sino por haber tenido la posibilidad de formar parte de este equipo de extraordinarios profesionales además de contar con las credenciales profesionales necesarias, son especialmente de una calidad humana impresionante, lo que permitió que a pesar del stress y de las amanecidas, nunca se perdiera la motivación y las ganas de hacer las cosas bien.

Es difícil explicar que se siente.  Trabajo 16 años en Graña y Montero y he sido parte de esta empresa en épocas de crisis.  Cuando realmente el mercado estaba parado y muchas empresas constructoras iban a reestructuración empresaria, nosotros logramos sobrevivir.  La padecimos y no olvidamos esos momentos nunca.  Los recordamos siempre que podemos, para no tener que repetir esos errores y no perder la humildad en el proceso de crecimiento.

Hoy, mirar este triunfo de la empresa y además ser partícipe del mismo denota una emoción inconmensurable.  Estaba parada en ese balcón en la meca del capitalismo, Wall Street, la Bolsa de Valores de Nueva York, mirando estaciones con cientos de personas y una gran cabina de CNN donde están comentaristas y analistas vistos por millones de personas, y yo ahí con este espectáculo en frente.  Llevando en el mes patrio con mucho orgullo una escarapela peruana, con el banner de la empresa por detrás nuestro, viendo a nuestra bandera en manos de Hernando colgar del balcón.  Eso momento representó para mi todo! El país que amo, la empresa que es mi vida!  Solo faltó tener a mi familia conmigo.

Las emociones se agolpan en el pecho.  A mi se me representó en una euforia impresionante.  No podía parar de gritar, la felicidad se me escapaba por todos los poros del cuerpo.  No lloré, como si lo hizo mi querida amiga Mónica, a quien se le acumuló el stress de todo este tiempo de trabajo, mezclada con la emoción y la nostalgia por 20 días lejos de su familia.  Pensar en mi delineador de ojos corrido, así tal cual lo cuento, me motivó a evitar las lágrimas.

Es que detrás de esta historia hay toda una serie de hechos y vivencias, especialmente para las que somos madres.  Ha sido una etapa muy inusual, de mucho esfuerzo y que por supuesto ha significado robar el tiempo de la familia.  En mi caso, tuvimos en diciembre unos días de locos para dar arranque al proyecto, luego pude tomar unas vacaciones, gracias a Dios, y regresamos y empezó con una dinámica imparable.  El verano fue difícil.  No pude tomar vacaciones para ir a la playa con las chicas, no pude llevar ni traer a ningún taller de verano, no pude tomarme tardes para hacer todo y nada con ellas, mis horarios no tenían fin y era difícil llegar a tiempo para acostarlas los días de semana.  Los viernes no tenían fin, por lo que dejaron de ser un día de planes.  Llegaba tan cansada que a duras penas podía conversar unos minutos con mi esposo y caía rendida.  Viajes en el medio.  Stress.  Cronogramas que cumplir que nos miraban acechando.  Llamadas telefónicas interminables, sesiones de video conferencia e incluso jornadas de amanecida.

Sin embargo, a nivel familiar no tuve inconvenientes.  Mi esposo estuvo a mi lado soportándome todo el tiempo, dándome ánimos y cariño y supliéndome con las niñas en la medida de lo posible.  Mis maravillosas niñas me comprendieron y aunque a veces protestaban si el trabajo implicaba irme sábado o domingo, que para ser honestos era lo menos, ayudó mucho sentarme con ellas y explicarles de la manera mas sencilla posible que estaba haciendo, que era un proyecto que tenía fin, les pedí perdón por el tiempo que les venía robando y prometí que lo recuperaríamos.  Y ellas miraban el calendario mientras yo miraba el cronograma.

A nivel laboral, las cosas no pudieron ir mejor.  El humor constante en los momentos de tensión ayudaron mucho a mantenernos unidos y con buen espíritu.  Nunca vi una queja de uno delos chicos   jóvenes, que no tuvieron playa ni juergas en Asia, ni jueves de juerguitas, ni cines de media semana.  Siempre aceptaron lo que venía con una sonrisa, agarraban el trabajo con ganas y le metían fuerza y empeño.  Tuvimos frases célebres que escribimos en papelógrafos y nos hacían desternillar de risas.  Anécdotas y fotos trucadas que amenizaron el momento.  Whatsapp colectivos para estar al tanto de lo que hacíamos en tiempo real.  Todos estábamos para apoyarnos en lo que sea, sea cual sea el rol que tocaba asumir en el momento.

Nos han pedido hacer el cierre del proyecto.  Algunas señales hemos dado.  He descolgado el papelógrafo y nos costó mucho hacerlo, no hemos deshabilitado la cuenta whatsapp.  Tenemos que trabajar un documento de cierre que lidera el Chorri, ya hicimos presentaciones varias a la organización, venimos ordenando y entendiendo las obligaciones post emisión que nos toca enfrentar y cambiar de etapa con mucha dificultad.  Por supuesto, añadiéndole mas líneas de trabajo en nuestra descripción de puestos.

Definitivamente una experiencia espectacular que agradezco haber vivido.  Y es que en Graña y Montero en estos 16 años de recorrido, siempre he tenido un reto y un proyecto  motivador que impiden que me aburra.  Me pregunto que hará mi jefe para superar este reto con uno nuevo...

martes, 27 de agosto de 2013

Empalagosos

Cuando uno recién inicia una relación amorosa, te sientes como caminando de la mano, mejor dicho. flotas en lugar de caminar, rodeado de un halo de coloridas flores silvestres, mariposas y encantadores pajarillos que acompañan nuestro andar.  Nuestro corazón está absolutamente expuesto y todo es intenso y color esperanza.

Considerando que soy súper cariñosa y querendona, imagino que yo andaría igual, abrazada y dando besos a diestra y siniestra a mi Arturito.  Pero la relación de pareja y por tanto el amor, maduran.  Ello no significa que el amor baje en intensidad, pero de hecho las manifestaciones de cariño públicas se reducen notoriamente.  La relación cambia a una de mayor complicidad, donde el amor se nota en las miradas, en el respeto, en los detalles, en celebrar lo que el otro dice, en reirse juntos, en tratarse con algún nombre particular y ya no está basada o medida por la cantidad de besos que se dan en la calle.

Sólo estando en la etapa que refiero comprendes lo incómodo que le puede resultar al resto del mundo ver a esta pareja empalagosa enmarcada en flores, mariposas y pajaritos.  

Fui consciente de este tema hace unos días que me tocó viajar a Santiago de Chile y desgraciadamente me asignaron el tercer asiento de la fila en que iba una pareja amelcochada, mas empalagosa que un suspiro a la limeña, que los miraba y hasta sentía los cantos de Cenicienta en el bosque.  ¡Qué cosa tan incómoda y molesta!

Mientras yo estaba concentrada en la lectura de mi último libro "El ABC de la Mafia" (que queda claro que no tenía ni un atisbo de romance), escuchaba casi que en la oreja, constantes MUACKS y SCHUICKS, uno tras otro, 10 al hilo, en series.  Ojo que no se trataba de una pasión descontrolada de esas que ameritan gritarles "get a room!", era mas bien, a mi interpretación, una necesidad incontrolable de mantenerse en contacto, besarse y rebesarse, de derecha a izquierda y de izquierda a derecha, con escasos intervalos de tiempo entre ráfaga y ráfaga de besuqueos.  

Definitivamente empalagoso y sustantivamente incómodo para mi.  No me quedó sino levantar los ojos hacia arriba y agradecer que era un viaje a Santiago y no a Nueva York,

sábado, 10 de agosto de 2013

La pesadilla del asesinato

Hoy me levanté con la sensación de haber sido parte del elenco de una sórdida película policial.  Siempre pensé que,aunque con dolor, sabía enfrentar y aceptar la muerte, pero lo sucedido ayer sobrepasó todas mis posibilidades y capacidades.

Aquellos que viven en Lima deben estar muy enterados, pues los noticieros sensacionalistas se encargaron de pasar una y otra vez la noticia, con foto, con especulaciones y quizás hasta inclinados hacia un lado de la historia que transmiten.

Ayer en la madrugada, mi primo y gran amigo fue cruelmente asesinado por una mujer enferma, sin sentimientos, sin culpas, sin arrepentimientos.  Probablemente una sociópata, que pese a las consecuencias que lo que hizo le traerá, dixit pudrirse en la cárcel, debe estar muy satisfecha con el resultado de su acción, pues al fin y al cabo logró su propósito.  La vi salir de la escena del crimen enmarrocada custodiada por policías con unos ojos fríos, vacíos e inexpresivos, que sólo puede tener alguien que no es capaz de tener un mínimo sentimiento.  Escogió el atuendo que se pondría para ir a la Comisaría con una frialdad absoluta.  No noté en su mirada el más mínimo atisbo de dolor, de pena, de arrepentimiento, no temblaba, no estaba asustada.  Esos ojos vacíos los recordaré siempre.

Cuanto tantos le dijeron a Aldo que había elegido la mujer equivocada.  Cuanto le costaba salir de esa relación enfermiza y no sabemos porque.  Ya sabíamos que era violenta.  Había destrozado el televisor de la casa con un cuchillo, había lanzado una tablet por la ventana del edificio, había lanzado ropa por la ventana, un celular, había roto un vidrio.  Luego lloraba y pedía perdón y Aldo perdonaba y lo peor de todo, olvidaba completamente, hasta la pelea siguiente.  El edificio donde ambos vivían se había habituado a los gritos y peleas constantes.  La familia y los amigos no nos dábamos por vencidos.  Muchos hablaron con él y aconsejaron, su madre le dijo una vez que que esperaba para dejarla, que lo iba a matar.  En el fondo lo dices pero no te lo crees de verdad.

Ayer sonó mi teléfono a las 2:30 am y alguien lloraba en la línea, así como escuchamos que ahora ladrones te quieren hacer caer, pidiendo ayuda desesperados.  Me costó unos minutos darme cuenta que era el celular de Naty y que era mi tía quien lloraba desesperada y me decía: la mujer lo mató!  Volé había la casa, llevando abogado, esperamos en la puerta a los peritos y fiscal.  No nos dejaban entrar a la escena del crimen.  Gracias a mi amiga Jeka, vecina del lugar del suceso, pude tomar conocimiento de muchos hechos y llegar a mis conclusiones.

Ella lo mató mientras él estaba en su cama probablemente dormido. Las sábanas estaban cubiertas de sangre. Le propinó en total 17 cuchillazos, eso dice el certificado de necropsia, en la cabeza, tórax y extremidades.  Ella no tiene un solo rasguño. Una de las heridas dio en el corazón.  El pudo llegar a levantarse y caminar por el pasillo.  Hay huellas de sangre que lo corroboran, pudo abrir la puerta y pedir auxilio, ahí se desplomó.  Los vecinos salieron a auxiliarlo pero ya era tarde.  Las manchas de sangre en el ascensor hacen pensar que ella intento llamar al ascensor para escapar, pero vecinos y vigilante subieron inmediatamente y no tuvo la oportunidad.

17 puñaladas y no estar temblando no son un arranque de ira.  17 puñaladas en un hombre de 1.84 metros y no pocos kilos propinados por una mujer de 1.60 sin una sola herida, no es un acto de defensa propia..  A un hombre de ese tamaño solo pudo haberlo atacado con ventaja y alevosía.

Y así... En un frío pasadizo de porcelanato terminó la vida de mi primo Aldo, en manos de una mujer enferma que nos lo arrebató casi a los 40 años, de la peor manera posible, y truncó una vida de éxitos en plena escalada, truncó una relación paternal muy linda dejando a mi sobrino huérfano a los tres años, dejando a su familia desvalida y con un profundo dolor.

El sentimiento que tengo en el corazón es intenso.  Siento un profundo desprecio por esa mujer Katherine Melchor,  nunca le he deseado tan intensamente mal a alguien.  Nunca he sentido las ganas de venganza que hoy tengo.  Pero tú mujer del mal lo mereces.  No tenías ningún derecho de arrebatárnoslo y dejarnos con tan profundo dolor.  Espero que te pudras en la cárcel... Y como dice la canción... Espero que sufra mucho.  Que tenga pesadillas en la noche.  Que lleve el karma de tanta gente mandándole mala vibra.

Nosotros pues a reconstruir la familia con uno menos.  A estar cerca de mis tíos y de mi primo Claudio para ayudarlos a empezar de nuevo.

Seguidores

Seguir por correo electrónico