viernes, 18 de febrero de 2011

La crisis del servicio doméstico

Participo, administro y tomo decisiones en importantes negocios, de millones de dólares. Tengo que viajar, reunirme con desconocidos y conocidos, elaborar documentos, discutir términos y condiciones.  Nada me estresa.  Eso creía yo.
Resulta que he encontrado el mayor estrés en mi casa, recientemente que entré en crisis de servicio doméstico.
Yo veía desde mi cómoda posición, el sufrimiento de terceros por encontrar ayuda para la casa.  Necesito nana, cocinera, cama adentro, cama afuera, por fin conseguí empleada, no regresó después del domingo.  Miles de frases semejantes llegaban a través de las redes sociales y correos electrónicos de desesperadas amigas.  Yo me sentía privilegiada, tenía a mi Conchito.
Conchito entró a trabajar conmigo hace 6 años, cuando Miranda, mi hija mayor, apenas tenía 5 meses de nacida.  Desde aquel momento, fuímos construyendo una linda relación de confianza, cariño y amistad.  Conchito me enseñó muchísimo (y lo sigue haciendo) puse mi mayor tesoro en sus manos, mis hijas.  Mis hijas la adoran.  Ella es parte de nuestra familia.  Pero Conchito se casó el año pasado y como la mayor parte de las mujeres en este continente, quiere formar su familia y bueno... salió embarazada.  Saltamos de alegría con la noticia pero no nos atrevimos todavía a contarle a mis hijas.  Ellas sabían que cuando Conchito tuviera un bebé nos tendría que dejar, para ocuparse de él.  Así que Conchito y yo decidimos elegir un momento adecuado para revelarles la noticia.  Yo había salido de vacaciones (después de mucho tiempo por 15 días!) y nos íbamos a la playa.  El domingo Conchito vendría a casa y partiría con nosotros a compartir esas maravillosas dos semanitas de vacaciones.  Pero recibí su llamada.  Algo parecía que no iba bien en su embarazo, tenía que quedarse en cama descansando, no sabía por cuanto tiempo necesitaría dicho descanso.  Por supuesto lo principal era su recuperación, así que la mandé inmediatamente a descansar y me fui a la playa sin ayuda.
Y ahi comenzó mi stress.  Tenía esas dos semanas para conseguir alguien que me ayude.  No sabía cuanto tiempo no podría tener a Conchito con nosotros y yo tenía que volver pronto a trabajar.  Puse mensajes desesperados en facebook.  Recibía algunos comentarios, consejos y deseos de buena suerte. Nunca había acudido a una agencia y no me daba muy buena espina hacerlo.  Finalmente a través de un amiga conseguí  a una chica de 18 años para ayudarme.
Es de locos.  En la conversación telefónica que tuve con ella, porque estaba en la playa, me sentía mas nerviosa que en entrevistas de trabajo.  Le vendía la estabilidad de mi familia, la bondad de mi esposo, la buena educación de mis hijas, mi buen humor.  Yo quería que ella sintiera que llegaba a la familia perfecta y eso la motivara a trabajar conmigo.  Finalmente accedió a llegar el domingo a mi casa.  Nuevamente el estrés cuando pasaban los minutos después de la hora que habíamos quedado y no llegaba a casa.  Tuvo su primera salida la semana pasada y mi estrés el lunes temprano cuando no llegaba era de que ya me hubiera plantado y no volviera a la casa.  Les juro que era estrés verdadero. 
Y ahora lo tengo peor.  Resulta que en mi afán de presentarle mi curriculum, me preocupé poco por el de ella.  Entonces no sabe cocinar como me dijo, la casa no está organizada como me gusta tenerla,  los tiempos le quedan cortos, es desordenada,  Lara dice que la persigue, no quieren peinarse.  En fin.  No funciona.  Esta relación no funciona.
Todo esto me lleva a una reflexión.  Realmente considero que nos encontramos en plena evolución en lo que concierne al servicio doméstico.  Antes trabajaban en el servicio doméstico, mujeres que venían de provincias.  Pues creo que cada vez hay menos, lo que significa que se están generando oportunidades en dichas provincias.  Ahora, quien accede a trabajar de esta forma, busca tener una vida propia, por lo que, aún con el esfuerzo que ello significa, prefieren trabajar cama afuera.  También estudian mientras trabajan, por lo que buscan otros caminos y vías de ganarse la vida. Los sueldos han subido considerablemente.  Exigen sus beneficios.  Y debo decir, que a pesar del estrés que se me está generando, que ello me da mucho gusto.Este trabajo de semi esclavitud está llegando a su fin. Y nos tocará a todas acostumbrarnos con algunas alternativas de ayuda.  Quizás automatizaremos ciertos aspectos del trabajo en casa, nos volveremos mas prácticas.  No sé.  Pero todo sea por el crecimiento personal al que todo ser humano tiene derecho.
Y para terminar... mi Conchito ya regresa y su bebé está bien!

4 comentarios:

  1. Como bien dices, es el deseo a la superación personal al que todos tenemos derecho.
    Le deseo suerte a Conchito, lo mejor para ella y para su bebé por siempre. Y a ti, menos estrés, claro.

    ResponderEliminar
  2. Hola Claudia, me encantaron tu blog y el de Gabriela, son chicas talentosas, las felicito a ambas...
    Acerca de ese mundo q tortura tanto a nosotras las mujeres profesionales y madres, que se nos parte el corazon cuando dejamos a los hijos por ir a trabajar, pero q nos vamos relajadas si la persona q los cuida es alguien de confianza.
    Se puede decir q mi vida cambio de rumbo exactamente por eso, en Peru , tenia buenas empleadas, una se~ora cama afuera y una mas joven cama adentro, pero mi mama siempre era como la "manager" y hasta mi asistenta dental, cuando yo estaba en congresos, entraba al grupo, porq yo tenia en Lima 3 hombrecitos, que harta chamba daban.
    Cuando mi mama enfermo de cancer con un diagnostico terminal, le daban un a~o de vida, yo me encontre totalmente perdida, dolida, sola, mas que desesperada y decidi salir al exterior a ver como buscar un mejor ingreso por menos horas trabajadas, y dedicarme yo mas tiempo a mis hijos.
    Al final la historia fue diferente en forma pero fundamentalmente estoy de ama de casa ya 7 a~os, aca en USA puedes aspirar a tener ayuda domestica una vez por semana, por $400 al mes en el estado q yo vivo, dicen que en el Este es mucho mas caro. Y los nidos para ni~os desde 6 meses en adelante cuestan entre $200 a $400 por semana/ medio dia....
    Quiza Lima este caminando a este mundo, pero en el proceso tienen q empezar a vender mas baratos los lavaplatos, y las secadoras de ropa, porque yo me volveria loca de ir a una casa con ni~os y tener q lavar plato por plato o colgar la ropa en cordeles como lo hacian mis empleadas 7 a~os atras.
    Ya tengo que correr, ya me despido , te mando un beso fuerte, y te dejo una reflexion, es un dilema para muchas mujeres, los hijos o el trabajo o los dos a la vez, mi experiencia personal, tengo 4 hijos, los dos mayores q fueron criados en su primera infancia por muchachas, son super responsables y educados. Los dos mas chicos q los he criado yo, son super malcriados pero mas felices....
    Y al final crecen y se van..... es lindo cuando nuestro esposo es el compa~ero de toda la vida, al menos con el compartiremos el tiempo cuando las criaturas parten.

    ResponderEliminar
  3. Hola Claudia,
    He pasado a conocerte, por el comentario que leí en el blog de Gaby, no tengo amigos en blogs del Perú, salvo de de seis de enero. He leído tu perfil y veo que somos colegas y tenemos en común el amor a la lectura.
    Te invito a visitar mis blogs, y en el primero puedes elegir un regalo por el día de San Valentín, que ya pasó, pero como es por la amistad, espero poder ser tu amiga y seguirte en tu blog.
    Un cariñoso saludo,
    María del Carmen.
    p.d. También estoy en facebook, y mis blogs son:

    http://derechoyfamilia-paginaslibres.blogspot.com
    http://elcofredemisrecuerdos.blogspot.com
    http;//misescritoresypoetasfavoritos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Viviana gracias por compartir tu historia con nosotros! de hecho todas las mamis que trabajamos pasamos por los mismos dilemas. ya seguiremos comentando!
    Maria del Carmen, entraré a tus blogs para leerlos y me encanta la idea de hacer amistades por aquí. no me has dicho de donde eres?

    ResponderEliminar

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico