domingo, 26 de junio de 2011

Cucarachofobia

Quien me conoce bien debe tener muy claro este aspecto de mi vida.  Soy Cucarachofóbica.  Ya sé que el término científico correcto es Aracnofobia y abarca a toda clase de insectos, sin embargo prefiero ser específica porque con las arañas puedo convivir pero las cucarachas son repugnantes seres que no puedo ni mirar vivos o muertos, de cerca o de lejos.

No crean que exagero.  Siento que con los años este pánico irracional se me ha exacerbado, a tal nivel que Arturo sugiere que lo trate con un psicólogo, pero vamos, salvo que alguien me pueda decir que atrás de esta fobia a las cucarachas se encuentra un problema serio que lo cubro con este pánico, no le veo ningún sentido a pagar por una terapia para hacer amistad con esos bichos repugnantes.

No los puedo ver.  Esto es muy serio.  Queda claro que no los puedo ver en persona, pero tampoco puedo verlos en la televisión, ni siquiera en las propagandas de cucarachicidas.  No puedo verlos dibujados.  Soy incapaz de comprar por mi misma un insecticida que tenga dibujada una cucaracha en él.  Esa parte del anaquel en Wong la paso mirando de reojo. 
No puedo verlas en animalitos de jebe.  Un día mis hijas aparecieron con una serie de productos que habían cogido de una piñata en un santo, y algún iluminado que claramente he bloqueado de mi mente, se le ocurrió meter en la piñata cucarachas de jebe.  Que juguete para mas mounstroso y desagradable.  Casi me muero cuando mis hijas me lo enseñaron!  Por supuesto que les dije que no había ninguna posibilidad de que ese juguetito formara parte de las canastas de juguetes al lado de preciosas barbies y polly pockets.  No querían botarlo!  después de explicarles con mucha paciencia (y con el bicho lejos de mi) que simplemente la mami podía morir si arreglando los juguetes me encontraba con esa cosa, optaron por guardarla donde la mamama, en algún lugar seguro donde yo no tenga que meter la mano.

Por supuesto sufro mucho en verano cuando estas asquerosidades deciden pasearse por las calles.  Han frustrado mis supuestas maravillosas caminatas por Miraflores para ir a cualquier lado.  Camino absolutamente tensa y he optado por no mirar al piso directamente porque me da una ansiedad terrible.  Cuando voy con Arturo me agarro de su brazo como ciega con lazarillo y él me dirige y si  ve asomarse un bicho me agarra fuerte del brazo y me lleva para un lado mientras yo pego de gritos porque ya sé que hay una por ahí aunque no la vea.  Esta manera de pasear la hemos ido perfeccionando año a año.  De hecho, al poco tiempo que nos mudamos a Miraflores, salimos a caminar y cuando regresábamos, estábamos a escasos metros de la puerta del edificio y Arturo me dijo "Cuidado!"  craso error... empecé a pegar de brincos como si estuviera en plena performance de un baile bolchevique hasta que entré al edificio mientras escuchaba las carcajadas de Arturo que me decía que en plenos brincos había aplastado una.  De tan solo pensarlo me dio un ataque de llanto, me quité las zapatillas que traía y las dejé en la puerta del edificio (nunca mas las usé por supuesto) y me metí al ascensor llorando.  Arturo estaba retorcido de la risa.

También me pasó que vi una cucaracha mientras caminaba y salí corriendo sin mirar hacia la pista y me detuve en seco porque Arturo gritó "PARA!" justo a tiempo para que no me atropelle un tranquilo chofer que pasaba por ahí casualmente.

Por esta razón le tengo pánico a los depósitos, a las cajas guardadas tanto tiempo, a los sótanos, a las bolsas de basura tiradas por la calle, es decir, a todo aquello que de alguna manera signifique un hábitat agradable para esos bichos. 

No soporté la película Wally porque me parecia inaudito (aunque tiene mucha lógica) que tuviera una cucaracha como compañera de aventura.  Por supuesto hubo alguna vez hace miles de años una película de un tipo que tenía su cuarto lleno de cucarachas y eran sus amigas, comprenderán que no pude ver ni un segundo de la película porque podia vomitar!  y en esta linda película llamanda Encantada, mis hijas me tapaban los ojos cuando las cucarachas entran al departamento a ayudarlas a limpiar.

Bueno, no lo puedo controlar, imagínense que de tanto hablar de estos bichos siento que me pica todo el cuerpo y estoy nerviosísima... asi que mejor termino...

scrach, scrach, scrach....

6 comentarios:

  1. Nunca les he tenido miedo a las cucarachas. Si me generan un asco tremendamente grande, pero eso no me impide matarlas de un sonoro pisotón. Las que vuelan son las más asquerosas de todas.

    ResponderEliminar
  2. Gaby me puedo morir antes de pisar una... si aparece una en casa y estoy sola, me voy a dormir a un hotel... pero con ellas no convivo!!! jajaja

    ResponderEliminar
  3. A mi me pasa con otros bichos , pero la gente que no lo vive no lo entiende y se pasa muy mal sobre todo cuando los de alrededor se rien
    Por si te ayuda, intenta racionalizar y buscar a ver si de pequeña te pasó algo,piensa, piensa que por ahí puede venir la causa. Besos

    ResponderEliminar
  4. Sobre Carlos Ruiz Zafón, yo leí La sombra del viento. Me gustó, pero no me fascinó. El que me decepcionó un poco fue La promesa del ángel. Como que muy auspicioso, pero...

    ResponderEliminar
  5. Hola. Llevo anios argumentando asco para justificar mi desprecio por estos seres cuyo propósito en la creación no acabo de entender. Hoy estando sola en casa me encontré con una grandota en el baño, le rocie insecticida hasta dejar un charco, intente detenerla con el jalador (porque aun con todo el veneno no se moria) sin querer la estrangule un poco con el jalador y no me atrevi a soltarlo hasta que dejo de moverse, pensé que habia muerto. Corrí a tomar mi compu para mandarle un SOS a mi esposo y cuando volví ya no estaba! Enloqueci.
    Empecé a sentir comezon, temí que el bicho hubiera corrido a mi cuarto o al cuarto donde rezamos ( somos musulmanes, tenemos un cuartito dedicado para eso) y me puse a llorar, no pare de dar vueltas hasta que me atrevi a entrar de nuevo al baño con mucho cuidado y el insecto no aparcia, hasta que la oí caer del techo a un escaso metro de mi.... afortunadamente cayó patas arriba y aproveche para ponerle el jalador encima y rociarle mas veneno... ahora si cuide un par de veces que no huyera, hasta que me convenci de que estaba 'lo suficientemente débil como para poder escapar.
    Mientras llegaba mi esposo a de hacerse del cadáver y ayudarme a limpiar con cloro por supuesto, me puse a buscar en internet oorque mi reaccion de llorar fue absurda, em senti como una nina, o peor diiigo tengo 28 anios asi que busque si existía la cucarachofobia jejejej el termino suena gracioso y aprovecho para decirte que no es ARACNOFOBIA sino ENTOMOFOBIA... y bueno, asi es como hoy descubrí que tengo una fobia... descubrí el bicho hace como dos horas porque quería hacer pipi jeje y mi esposo ya levanto el ocuerpo y yo no quiero ir aun al baño, sigo con un mal estar enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Déjame decirte que eres mas valiente que yo. Yo hubiera tomado mi cartera, las llaves y me hubiera ido a cualquier lugar hasta que llegara mi esposo a matar a ese ser repugnante. Gracias por la aclaración mi querida colega Entomofóbica.

      Eliminar

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico