viernes, 27 de junio de 2014

Hace calor aquí, no?

Les cuento algunas situaciones en las que me encuentro para ver si juntos encontramos la respuesta de lo que me está pasando.

Situación 1:  Es el mes de junio, es tradicionalmente invierno en Lima, pero el clima, nada definido, en ningún caso permite el uso de abrigos; una ligera chompita que te cubre pero no te sofoca, es la solución.  Hemos corrido toda la mañana para salir a las 7 am rumbo al colegio con las chicas.  Brrr está todo nublado, me pongo la chompita ligera encima, bajo al sótano para sacar el auto, cinturón de seguridad, aire acondicionado prendido con desesperación, salgo con el auto y en la esquina ya quiero morir del calor.  Agobiada y desesperada pongo luces de emergencia, freno, me saco el cinturón de seguridad, me quito la chompa y la lanzo por los aires, me abrocho el cinturón nuevamente, retiro las luces de emergencia y continúo mi ruta.

Situación 2:  Es el mes de junio, tradicionalmente invierno en Lima.  Dicen que estamos con fenónemo del niño, así que no hay que abrigarse mucho.  Me pondré una de mis blusitas delgadas de manga larga, la chompita no será necesaria pero por si acaso la meto a la cartera.  Llego a la oficina y prendo el aire acondicionado.  Me empiezan a incomodar las mangas largas, pero este modelo no permite que las mangas sean dobladas.  Mmm.. Que calor!  Que tal fenómeno del niño.  Pero no entiendo porque todos tienen sus chompitas puestas.  Prendan el aire, este ambiente está caliente.  Qué resina!  Que haces con una chompa gruesa? Empiezo a sudar de tan solo verte.  Medio día en mi casa, retiro la hermosa blusa de manga larga y la canjeo por cualquier prenda manga tres cuartos.  Llego a la oficina chaposa.

Situación 3:  Hora de dormir.  Me pongo mi pijama de algodón delgado pero de manga larga, al fin y al cabo es invierno.  Una hora después me disfrazo cambiando la manga larga por la parte de arriba de un pijama de verano.  Esto está mejor.   Mmm no, hace frío, mejor me tapo.  A quien se le ocurrió poner plumón en la cama! Si estamos con fenómeno del niño! Hay que lanzarlo a un lado.  Arturo inmutable me ayuda a lanzar el plumón, rescata el cubrecama y continúa mirando videos en youtube.  El cubrecama es inncesario, me da calor.  Sacaré una pierna fuera del cubrecama y la otra la dejo dentro.   Mejor saco las dos piernas y remango el pantalón, creo que tengo pijamas capri que serían mejor,  me lo cambio.  Arturo me pide que le rasque la espalda pero eso implica que esté apoyado encima mío! Que calor mi amor! Tu pelo me da calor ponte a un lado y yo me estiro y te rasco el brazo que también te gusta. Que caliente estás! No estás muy abrigado?  Noooo! Cucharita no! Me da calor.  Yo sé que siempre te he rogado por dormir en cucharita, pero no si hay fenómeno del niño!  Ya me dormí.  Arrimé a Arturo.  Son las 3 am.  Me despierto sudando,  pongo un pie, sin medias por supuesto, en el piso frío.  Esto me ayuda a enfriarme.  Me destapo por completo, sigo durmiendo.

Situación 4:  Viajo a Bogotá.  Aquí hace frío, eso dice el Weather Channel. Tengo que llevar un abrigo.   Hora de salir a la reunión.  Creo que el abrigo es demasiado.  Llevaré la chompita.  Felizmente traje la khaki que combina con esta ropa.  Hay que caminar dos cuadras para llegar a la oficina.  Que calor caminando no?  En esta ciudad todos son friolentos, no entiendo que hacen tan abrigados.  Llego a la reunión, saludo y se pone seria la cosa. Pero hace calor.  Me quito el pañuelo y lo meto en la cartera, sigo concentrada en el informe.  Me quito la chompita.  Me dieron un café y eso da calor.  La guardo en la cartera.  Sigo concentrada en el informe.  Este informe me puede ayudar.  Lo uso de abanico y sonrío.  Bigotes de sudor presiento que asoman en mi cara.  Sonrío y me limpio, abanico con mas fuerza.  Pregunto ante el público impávido a la oleada de calor que invade Bogotá, que suban el aire acondicionado.  Yo creo que no funciona.  El informe arrugado me sigue abanicando.  Cambio de abogado, aprovecho para ir al baño.  Me olvidé el desodorante en este viaje, no tuve tiempo de comprar ninguno, tradicionalmente eso no ha sido un problema para mi, pero estoy nerviosa porque siento que sudo.  Me meto al baño.  Me quito la blusa y me lavo las axilas por si acaso. Me pongo agua helada en las sienes. Me seco, me visto de nuevo.  Sonrío y voy para la reunión.   Sigue sin funcionar el aire acondicionado.  Pido que abran la ventana.  Ufff esto si está bueno.  Me paro al lado de la ventana abierta y el informe me sigue abanicando mientras me lo relatan en vivo y hago preguntas para distraerme de este clima tropical.

¿Qué me está pasando?  

Tengo 44 años y me queda un ovario.  En teoría éste funciona con intensidad.  Se habrá cansado?  Será que me llegó la menopausia???  Mi doctor me dijo que me preocupe a partir de los 45 años, pero yo ya estoy preocupada!!! Para variar, mi amiga Mónica, 3 años mayor que yo, glamorosa, luce blusas de manga larga sin el menor síntoma de calor intenso.  Mi amiga Maritza tendrá que comprender que no podré usar pañuelos esta temporada aunque se vean bonitos.

¿Mal humor?  No Adri, yo me siento igual que siempre.  Sólo tengo un calor intenso.  No entiendo a este valet parking, porqué se demoran en traer tu auto Moni, hace mucho calor aquí.  No Adri ya te dije que no tengo mal humor.  Señor, le estoy hablando, me puede explicar que hace esta niña corriendo por todo el sótano con la llave del auto en la mano.  Cómo que buscando el auto? No sabe la numeración? No se la ha aprendido? No pueden aprendérsela mientras están ahí parados?  Porqué nos tiene persiguiéndola por todo el sótano?  Que puedo esperar aquí mismo sin correr por el sótano, pero quiero el auto rápido. Señor no se da cuenta que hace calor???? Dios mío, todo súper en este evento menos el valet parking.  Encima le hablo y no hace caso.  No Adri, que solo tengo calor, nada de mal humor.  El Chino en su auto, él ya tiene su auto! Con aire acondicionado.  Adri, Mónica, me voy con el Chino. No, no las abandono.  Pero si no me voy en este instante voy a terminar caminando en sostén por todo el estacionamiento.  Ya sé que me vería la oficina entera, no es lo mas apropiado.  Mejor me voy con el Chino.  Chino abre la puertaaaaa, como prendo el aire??? Ay Dios mío, me empezó la menopausia.  No Chinito, nada de mal humor felizmente, sólo tengo calor.

Si.  Claro.  Voy a sacar cita con el ginecólogo.

1 comentario:

  1. Siempre he creído que los limeños somos (y me incluyo aunque no suelo caer en esto) muy exagerados con el calor, y con el uso del aire acondicionado. No conozco a nadie que prefiera vivir en un ambiente de 15°C o menos (yo, pero para el caso no cuento), pero en cuanto llegan a un sitio, sin importar la temperatura que haga en la calle, van de frente a prender el aire a 15°C o menos. El verano está bien para ir a la playa, cuanto más sol mejor, pero si se trata de ir al colegio "qué horror, cómo pueden los chicos ir al colegio con ESTE calor", que es el mismo que días antes era lo mejor en la playa... donde no hay techo, ni paredes ni ventanas que nos protejan (las sombrillas no cuentan). ¿Qué pensará una madre de familia de Iquitos cuando escucha esos clamores?
    Como ves, hay cosas que tampoco entiendo.

    ResponderEliminar

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico