domingo, 15 de junio de 2014

El día del padre...

Fotos, poemas, recuerdos y lindas dedicatorias a sus padres, es el común denominador el día de hoy en facebook.  

Yo no tengo ni una sola foto con mi padre, menos me inspira un poema o una dedicatoria; tengo un solo recuerdo de él, una llamada telefónica cuando tenía 9 años, una conversación extraña con un perfecto desconocido, a través de una fría línea telefónica, donde en mi inocencia de niña, completamente confundida, sin entender pero sin cuestionar, le conté detalles irrelevantes de la nueva amiga que había hecho en el colegio.

Mis días del padre, siempre estuvieron dedicados a mis tíos.  Las manualidades que en el colegio se preparaban en esta fecha, tenían por destinatario a mi Papá Mimo, mi padrino Edmundo, quien siempre fue, pese a que se fue a vivir lejos cuando tenía 12 años, a quien llamé Papi.  Con él tengo recuerdos de algunas actuaciones en el colegio en el que fue invitado.  Con él tengo el recuerdo de darle una llamada molesta con mi mami por haberme castigado y escuchar el timbre 15 minutos después, recogiéndome de casa para llevarme a la suya y diciéndole a mi mami que me criaba como sargento.  El ya nos dejó, ya no puedo llamarlo a saludar, solo pensar en él con cariño y con amor. También me fue costumbre darle una llamada temprano a mi tío Polo y a mi tío Walter y darles saludos cariñosos por el día que celebrarían.  Hoy no será la excepción.

Pero en esencia, siempre fuímos mi mami y yo, después de los saludos rigorosos, el día del padre se convertía en un día cualquiera, de largas horas en pijama, echadas en la cama viendo algún programa de televisión, compartiendo algún crucigrama, buscando organizarnos con anticipación para pedir algún alimento por teléfono antes que las líneas se saturaran por este día y en definitiva, un día de no almorzar fuera, para evitar multitudes y mala atención.

Pero hace más de 9 años que el Día del Padre tiene sentido nuevamente.  Ahora tengo por quien preocuparme en ese día, a quien comprarle un regalito o planear un engreimiento  a quien darle un beso al despertar y un fuerte abrazo por este día, con quien compartir la complicidad de la manualidad escolar y verlas esperar con ilusión el momento de entregarle su regalo, fabricado con tanto amor.  

Así es, mi día del Padre es para mi esposo, el mejor padre que existe en el universo.  Dedicado, desde el primer día, comprometido e involucrado, afectuoso, cariñoso, gracioso, bromista.  El mejor compañero que jamás pensé encontraría, siempre juntos de la mano, llenándonos de orgullo por los logros de nuestras hijas.  A través suyo aprendí lo que realmente significa ser un padre.  Cada gesto de cariño me significa la vida y la máxima alegría de haber conseguido para mis hijas, lo que yo no pude tener.

El Día del Padre para mi, es el Día de mi Esposo.  Pondré una foto de él en facebook, a él le dedico estas líneas.  Te amo papito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico