domingo, 15 de junio de 2014

El Puente Brooklyn

Atravesar caminando o en bicicleta el puente de Brooklyn es algo que uno no debe dejar de hacer si visita Nueva York.

Ese domingo nos levantamos temprano, tomamos nuestro desayuno y caminamos a la estación de metro mas cercana para llegar a la estación de Wall Street que nos quedaba cerca para empezar la caminata.

Encontramos casi en la entrada del puente a un grupo de músicos y bailarines callejeros rodeados por mucha gente curiosa obligada a darles propina, el mismo grupo que hace un año vi en el mismo lugar engatusando a turistas para obtener al menos US$ 20.00 de cada uno.

Y empezó el recorrido, caminando tranquilamente bajo el sol de una mañana de mayo, mucha gente acompañándonos en el recorrido, bicicletas andando raudamente, hasta que nos detuvimos a mirar algo que nos llamó la atención.  Habían cientos de candados colgando en distintas partes del puente. Traté de buscar alguna explicación pero no la encontré en el lugar, fue después que encontré la historia...  Se trata de una romántica costumbre, la de poner un candado en el puente y lanzar la llave representando el amor eterno.  Dicen que esto viene de la la novela  ‘Tres metros sobre el cielo’, del escritor italiano Federico Moccia.  Esta novela se llevó al cine en Italia y en España, difundiéndose la costumbre que pasó del puente a italiano al puente de Brooklyn y probablemente a otros mas.

Aquí una fotito...


1 comentario:

  1. Lo malo de los candados es que su peso puede malograr el puente. Acaba de pasar en París, donde una sección de un puente se cayó por el peso de los miles de candados. Espero que eso no afecte el amor eterno de quienes se "encadenaron" ahí.

    ResponderEliminar

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico