martes, 2 de abril de 2013

Día del Abogado

Hoy 2 de abril se celebra el día del Abogado. En general me aburre espantosamente celebrar todos los días de algo, con excepción de los tradicionales día del padre y de la madre. Finalmente te la pasarías de festejo en festejo con el día de la felicidad, el día de la no discriminación y hasta el día del gato. Sin embargo si decidí hoy día celebrar algo importante, la decisión que tomé hace 27 años de seguir el camino de las leyes y convertirme en la abogada que hoy soy. ¿Porqué elegí ser abogada? Realmente no hubo ningún fundamento sólido en mi decisión, me pregunto si alguien a los 16 años realmente tiene un fundamento serio que soporte su decisión de estudiar una u otra cosa. Es un golpe de suerte que elijas algo que finalmente ames hacer. En mi caso, mi decisión la tomé por descarte. ¿Números o letras? Me pregunté. La decisión no era tan obvia como en otros casos, pues yo no tenía ningún problema con las matemáticas, sin embargo opté por las letras. Luego vino otra decisión que tomar ¿psicología o derecho? Y otra mas ¿Universidad Católica o Universidad de Lima? Entonces fui de visita a ambas universidades y me pareció que era mas fácil llegar de mi casa a la Universidad de Lima, así que descarté la PUCP y bueno... En la de Lima no existía la carrera de psicología en ese entonces, así que ninguna otra opción... Estudiaría Derecho en la Universidad de Lima. Empecé la carrera y tuve una primera confusión. En el primer ciclo me fue mejor en matemáticas que en cultura política, lo que me hizo dudar si había elegido el camino correcto, pero seguí adelante y finalmente disfruté muchísimo de la gran mayoría de los cursos, aunque confieso que hubieron algunos que realmente odié, como Derecho Constitucional donde nuestro profesor nos obligaba a memorizar toda la bibliografía vinculada a dicho tema. Pero lo que mas celebro de mi decisión es haberme topado con personas extraordinarias que hoy son mis grandes amigos, en quienes he soportado muchas de mis decisiones profesionales y personales,personalescon quienes nos hemos tendido la mano uno al otro para ayudarnos ante cualquier escollo profesional o duda. Uno de los primeros amigos que hice fue mi gran amigo Javier. Recuerdo perfectamente el día que conversé con él por vez primera, cuando nos topamos en la Municipalidad de San Isidro. No recuerdo para qué había ido yo y menos recuerdo para que había ido él, pero si recuerdo que me saludo amablemente recordándome que nos habíamos visto en clase y se ofreció a jalarme a casa en una camionetita pequeña de color claro tipo combi. Mi amiga Claudia F. fue de las primeras amigas que hice en la facultad, con esa sencillez que la carateriza, pese a haber sido sin duda, la de mayores recursos económicos en el grupo. Inteligente y aguda, una gran compañera de estudios con quien hice química automáticamente. También recuerdo que veía caminar por los pasillos como dos hermanas gemelas a estas chicas guapas de ojos lindos que eran Magaly y Ursula. De la primera recuerdo su tono de voz la primera vez que la oí que me llamó mucho la atención pues parecía muy disforzada, de la segunda recuerdo haber mirado esos ojos claros grandes que se quedaban observando algo que llamaba su atención completamente ensimismada del entorno. Con Tania la amistad surgió de tantos regresos juntas en combi y caminadas desde la Javier Prado hasta Aramburú yo rumbo a mi casa y ella rumbo a la de su abuelita. La mitad del tiempo se quedaba en mi casa, que se convirtió su hub en Lima, ya que ella vivía en Villa. Amistad y amor de hermanas y el destino ha hecho que hoy trabajemos juntas. María Paz siempre cauta, conservadora y desconfiada, sin embargo siempre abrió su corazón con nosotras y María Isabel, alta, espigada, con esos rulos largos y particulares al viento, decidida y con mucha personalidad, caminando con sus botas de caña alta organizando eventos y seminarios. Todos los que menciono hoy son profesionales exitosos, de aquellos abogados que construyen y aportan en lugar de crear conflictos y problemas. Grandes profesionales pero aún mejores personas. Y podría mencionar una larga lista de gente maravillosa! La encabeza mi primo el Negro, con quien tuve la ocasión de compartir aulas, mis amigos abogados que decidieron por la actuación como Luchito Cáceres y Nico Fantinato. Pochito y sus discusiones políticas que no encontraban mucho eco en la universidad. Javier el arequipeño aprista, negociante y empresario. Nuestro amigo el Godz que llegaba de boleto a las clases de los sábados. El buen Perro de Chacra que se lo llevaron preso por tomar fotografías al Pentagonito para un trabajo de la universidad en una época de mucha inseguridad y violencia. El hígado de Jaimito siempre renegando por algo. Ana Claire y Fitz. Nuestro querido Polo Arosemena, que hoy está vivo en nuestros corazones. El negro Pejo que un día apareció en ropa de baño en Huaraz, subido en un bus por el Negro Dani después de una juerga por el santo de su papi. Pichirro y su volswagen rojo donde entrábamos 10 rumbo al Cantamérica, siempre al lado de Ivette, con quien sorprendentemente no se casó. Los ojos coquetos de Rómulights. Alfredo Yupy y su paciencia. Manolo y su camioneta roja con quien hicimos divertidas y multitudinarias travesías a la playa. El buen Sito y sus pelos peinados al viento caminando con garbo por la facultad. Las hermanas Vivanco. La casa llena de cuadros de Andrés y su enamorada Carmencita. Y muchos, muchos mas, cuyos recuerdos están siempre presentes aunque no los vea seguido. Hoy 2 de abril celebro haber decidido ser abogada.

1 comentario:

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico