jueves, 22 de septiembre de 2011

La memoria después de la maternidad

Muchas mamás coincidirán conmigo en afirmar que una vez que uno sale embarazada empieza a perder la memoria. No sé la verdad si esto tiene algún tipo de respaldo científico pero es un hecho indiscutible.   Aquellas cosas que antes siempre mantenía organizadas en mi cabeza, o han desaparecido o se han mezclado entre si, encontrando fisuras y recovecos donde esconderse para que no pueda tener a la mano y cuando la necesito, dicha información.

Esto es muy serio, porque cada vez más tengo episodios enteros desaparecidos de mi cabeza y no es que no me interesen, simplemente se esfuman.  Con una autonomía impresionante deciden irse, refundirse, escaparse y me dejan nuevamente en la mas completa ignorancia.

Por esa razón, me es imposible movilizarme sin un cuaderno o una libreta.  Un cuaderno para temas laborales, donde anoto las conversaciones, encargos y pendientes, para luego maravillada releerlo y encontrar episodios nuevos en mi vida que han sido anotados por una mano que no parece mía aunque se parezca a mi letra.  A nivel personal cargo una pequeña libretita en mi cartera donde anoto temas pendientes y encargos de la casa o de mis hijas y que además me es de mucha utilidad cuando viajo.

Lo peor de todo es que esta cabeza me hace muchas veces pensar que hice algo que nunca hice y lo afirmo con tal convicción, que confundo a las personas. 

Hace poco empecé a renegar con mi esposo porque no él (no yo) no encontraba un papelito que yo le había dado, ese mismo día lo saqué de mi billetera y te lo entregué en tus manos Arturo, te pedí que fueras cuidadoso y no lo perdieras, y como siempre, vas perdiendo las cosas.  Arturo completamente extrañado me miraba y hasta le ví cara de susto de pensar que podría haber perdido aquello que tan celosamente le di.  Abrí mi billetera y el papelito estaba ahí, donde siempre estuvo.  Nunca vio la luz, nunca salió de su lugar original.  Arturo casi me mata. 

También me ha pasado que he buscado desesperadamente mis anteojos, gritando por toda la casa que quien los había tomado, que iba a llegar tarde al colegio, que no podía manejar sin lentes, para luego darme cuenta que los tenía colgados en el escote, tapados por mi pañuelo. 

He empezado a buscar frenéticamente mi celular cuando estaba hablando por teléfono desde él.

Y que les puedo decir laboralmente (y espero que no me lea mi jefe), hay situaciones que desaparecen completamente de mi radar.  Por eso el cuadernito, porque lo leo y entonces recuerdo ese pendiente que podría olvidar para siempre.

Eso no me pasaba antes.  Se los juro.  Las distraídas, que perdían cosas y olvidaban situaciones y fechas eran otras. No yo.  Ahora integro ese grupo.  Y además en casa, estas situaciones me hacen perder credibilidad.  Lo afirmo con vehemencia y me sacarán a relucir el capítulo que ya conté para hacerme ver que puedo estar confundida.

Será que como mamá incluyes tanta información adicional, que antes no manejabas, en tu cerebro y que por cuestiones de naturaleza, deben ser prioritarias.  Así que de manera natural y espontánea, el cerebro tira para un costado los temas distintos a la labor de ser madre y le da prioridad a todo lo relacionado con dicha actividad.  Sí.  Esa es mi teoría.  Por esa razón, hasta el momento no me he olvidado de mis hijas en algún lugar.  Tampoco he omitido recogerlas del colegio cuando tenía que hacerlo o de una fiesta o simplemente de la casa de una amiga.  No me olvido de comprar los regalitos que necesitan llevar a los santos y tampoco me olvido de los encarguitos que me hacen. 

Asi que esa debe ser la razón.  Me pregunto si a los hombres les pasa lo mismo.

4 comentarios:

  1. No creo que la maternidad tenga mucho que ver, ni menos la edad (con lo chiquillas que somos). Debe ser tu ocupado cerebro pidiendo que le tengas un poquito de piedad, ja, ja.
    Yo recurro a la agenda de mi teléfono. No me falla nunca.

    ResponderEliminar
  2. cientificamente comprobado que el estress causa perdida de la memoria inmediata....aparentemente a medida q tenemos mas hijos se incrementa nuestro estress de manera directamente proporcional!!!! yo no puedo vivir sin mi iphone q sincroniza mis horarios con mi calendario google. Sigo al pie de la letra todo lo q me ordena... y mis llaves estan prendidas a mi cartera o mochila de turno nunca sueltas, el celular tampoco...siempre en la cartera... y como los reminders tienen alarmas, encuentro mi cartera de paso cuando comienza a sonar el aparato jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Quizás sea una llamada de atención por un exceso de trabajo.
    A mi también me ha pasado en algún momento y, ahora por la edad, me pasa cada ve más, lo que he aprendido es a no echarle la culpa a nadie, ya no digo quién me ha cogido?... sino dónde habré puesto?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Gaby, muchas mamás coinciden en que la pérdida de memoria obedece a la maternidad! vamos a investigar un poco mas el tema. Vivi esa es la voz, andar llena de alarmas y Chelo clarísimo voy a cambiar mi discurso para que Arturo no se moleste conmigo! jajaja
    un beso a las tres

    ResponderEliminar

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico