miércoles, 15 de febrero de 2012

Maravillosas vacaciones

He tenido vacaciones super gratas a lo largo de mi vida, pero, no sé si por la reciente emoción, nunca he sentido tan propicio el resultado de haberme tomado dos semanas seguidas de descanso.  Por supuesto la palabra descanso es utilizada en términos absolutamente figurativos, pues no hay manera que un viaje a Disney con dos niñas intensas, pueda entenderse como un descanso.  Al menos no del cuerpo, pero definitivamente sí del alma.

En primer lugar creo que algo fundamental para una madre que trabaja es el poder dedicarte en exclusiva (y perdón por eso querido esposo) a tus hijas.  Dos semanas donde desayunas, las cambias, las bañas, paseas, almuerzas, comes, duermes, pegadas a ellas.  Esto es riquísimo por ambos lados y no me cabe la menor duda de que mis chiquitas lo asumen con tanto gusto como nosotros.  Salvo pequeños impases sin importancia, el balance de su comportamiento es absolutamente positivo, lo que grafica claramente el peso de la motivación.  No tuve que repetir cada instrucción 5 veces, como suelo hacerlo.  Habían algunas cosas que funcionaban en automática, tales como levantarse y tender su cama (es que arrendamos una casa para estadía, muuuuy gringa llena de plantas artificiales, que parecía Rainforest, pero muy útil, práctica y con muy buen precio), elegir su ropa y cambiarse.  Luchaba un poco mas con peinarlas, creo que estaban un poco hartas de las moñas y cosas que con tanto esmero les hace la Nanita a diario, así que bueno, acepté tenerlas un poco greñudas.  El desayuno funcionaba bastante bien, aunque siempre pasaba por momentos de negociación.  Y en los parques! comportamiento inmejorable.  Atendiendo las reglas que les poníamos desde un inicio.

El cansancio corporal del que les hablo, valió la pena en absoluto tan solo por la cara de felicidad que vi en el momento en que llegamos a Orlando y cruzamos el umbral en el que están Mickey y Minnie Mouse.  Pegaron de gritos de felicidad. 

Cada parque era una nueva emoción, descubriendo que había en cada uno y persiguiendo a los personajes para fotos y autográfos.  Incluso mi Arturo persiguió con emoción a la Cleopatra de Universal Studios y yo a uno de sus faraones o servidores o lo que sea, pero disfrazado de egipcio y con unos abdominales de revista! ambos tenemos nuestra fotito!

Yo disfruté como una niña mas y he podido ver a mi querido esposo con una tolerancia impresionante incluso en los momentos de shopping.  Ni una sola renegada.  Sentadito afuera de la tienda esperándonos y mirando a la gente pasar.

La época para viajar a Orlando no pudo ser mejor.  No había nada de colas en los parques.  De hecho la máxima cola que habremos hecho en algún caso habrá sido de 20 minutos. (Cosa que ayudó mucho en mantener el buen humor de mi esposo).  El clima también maravilloso.  Pese a que el Weather Channel nos alertó en varias oportunidades de las posibilidades de lluvia, lo cierto es que no llovió ni un solo día, y tuvimos días cálidos pero no agobiantes, así que perfecto para andar, pasear y disfrutar del aire libre.

Cero tráfico, lo que contribuye al buen humor, pese a las distancias.  Nuestra amiga narradora del GPS nos ayudó muchísimo en el camino y la verdad que es una maravilla no tener que ser la copilota que despliega mapas e imprime miles de rutas sacadas de Yahoo Maps.

El camino de regreso siempre traía consigo la conversación de lo mejor y lo peor del día.  Discutiendo uno y otro que había sido lo mejor y lo peor, por supuesto, todo super relativo, según de quien se tratara.  Lo que fue lo mejor para Miranda en Magic Kingdom, leáse Wishes, el show de fuegos artificiales en la noche, resultó siendo lo peor para Lara, que le aterran las explosiones.  Lara disfrutó mucho del juego de Blanca Nieves, mientras que a Miranda le dio mucho miedo la bruja.  En Animal Kingdom lo mejor para Miranda fue una montaña rusa a la que subió en Dinoland y fue lo peor para Lara porque no la dejaron subir por un tema de altura.  En EPCOT ambas coincidieron en que lo mejor fue el paseíto por la evolución de las comunicaciones que hay en la bola gigante del inicio y ambas se asustaron en la pelicula 4D de Capitán EO con Michael Jackson, que yo no sabía ni que existía.  En Hollywood Studios coincidimos todos que el mayor susto lo tuvimos cuando pensamos que Alegría, la mantaraya de mi hija Lara, inseparable compañera con propia personalidad y prácticamente mascota familiar, se había perdido.  Lara conmocionada se preguntaba que podía haber pasado con ella, Miranda lloraba, Arturo renegaba afectado diciendo que él había dicho que no la estuviera llevando a todos los parques y yo en estado de shock.  Por suerte en la segunda revisión la encontramos escondida en una bolsa de compras.  Como iba Alegría a perderse de toda la diversión!  Legoland fue otra linda sorpresa.  Un parque distinto, fascinante para los amantes del lego y con muchos juegos y montañitas rusas bien aplicables a la edad de mis niñas.  Lo disfrutamos mucho sin lugar a dudas! especialmente una montaña rusa a la que subí con Miranda y donde casi salió volando mi gorrita!  En Sea World la parte mas emocionante fue la contemplación de las rayas verdaderas, nadando.  Habiendo comentado el significado de Alegría en la familia, éramos 4 idiotas enseñándole al peluche Alegría como nadaban sus primas las rayas! demasiado gracioso! y finalmente Universal Studios, fue el parque que menos les gustó a las chicas, aunque a nosotros nos gustó bastante.  Quizás porque una bandada de gaviotas nos rodeó para que le convidemos pan y chips y una casi le cae encima a Lara para comerse su pan con hot dog, provocando llantos y alaridos. Demasiado gracioso.


Y para terminar, el tener un espacio de mas de 20 metros cuadrados al finalizar el día también creo que fue un golazo.  La sensación de hogar, pese a las miles de plantas sintéticas que nunca en mi vida tendría en mi casa, se sentía.  Llegar a cocinar relajados con una chelita en mano, meternos un piscinazo en agua temperada.  Super rico.  Totalmente recomendable.

Bueno pues... ahora estoy aquí... con mi cuerpo instalado en la oficina y mi mente aún a mitad de máquina... mas me vale que me ponga las pilas porque miles de cosas me esperan!

Saludos a todos!



4 comentarios:

  1. Lo malo de unas vacaciones así es tener que aterrizar. Pero lo vivido en esos días no te lo va a quitar nadie, ni a Arturo ni a tus dos preciosas niñas.

    ResponderEliminar
  2. Asi es Gaby! pero he venido recargada de energías! a trabajar a full y planear las próximas vacaciones!

    ResponderEliminar
  3. eres claudia del c.m. azarbe murcia
    SL2 almeria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy yo soy yo soy yo! no lo puedo creer!!!! también eres tú Miguel? o alguno de los otros chicos? que emoción!!!1

      Eliminar

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico