viernes, 24 de febrero de 2012

Criadero de Emociones

Siempre pensé que de la historia de mi vida podría sacar una obra de teatro emocionante, conmovedora, donde transmita sentimientos, emociones intensas, vivencias, finalmente, donde transmita vida.   Ahora estoy mas convencida que nunca.

Ayer fui con un grupo de amigas al teatro de la, todavía, Pontificia Universidad Católica del Perú, a ver la obra "Criadero, instrucciones para (NO) crecer" y puedo afirmar de manera categórica que hace mucho tiempo no encontraba historia que me calara tan profundo y me provocara las emociones que ayer sentí y que aún las siento frescas.

Criadero es una obra de teatro muy particular, con música y danza, donde tres excelentes artistas cuentan las historias de su vida de manera muy singular, logrando por supuesto el efecto de identificarte en todo aspecto.  Por ejemplo, hay muchas referencias a la época en la que discurren poco a poco sus vidas, con hechos que por supuesto formaron parte de nuestras vivencias y experiencias personales.  Hay situaciones de sus vidas familiares, muy distintas una de la otra, pero donde siempre encuentras un punto de convergencia, donde ves que te pasó algo parecido, que tenías la misma sensación que una de ellas.  En mi caso particular, todas estas emociones de la actriz Lita Baluarte ligadas a su relación (o no relación) con su padre, me movieron fibras muy sensibles en mi vida, que siempre empujo al fondo de mi alma y trato de no remover, pero que al fin y al cabo existen ahí y ante situaciones como ésta, acechan y amenazan.  En algún momento escribiré todo eso a nivel de catársis ya que, actriz no soy, pero seguro que me ayudarán a superar de manera definitiva esa parte de mi vida.  Luego vienen referencias a la etapa de esposas, donde también logran generar identificación y ni que decir en relación con todas las situaciones de madre, donde mas de una vez nos hemos visto en las mismas, en ese afán de tratar de ser perfectas y combinar como equilibrista tu función de madre, profesional y esposa.

Lita transmite en las tablas una fragilidad y una ternura espectacular.  La sientes tan cercana que casi sentía la sensación de que la abrazaba mientras hablaba.  Alejandra te sacudía con su intensidad, con ese rebosante derroche de energía, que zamaqueaba, golpeaba y removía; y Sandra, en su rol de cantante, con esa voz gruesa  y fuerte, y ese irónico develar de sus experiencias, pues te transmitía firmeza, fuerza y decisión. 

Una perfecta combinación de emociones para dos horas intensas.

Mis felicitaciones a las tres artistas, un gran abrazo a Lita Baluarte, mami del Trener a quien conozco y a partir de ayer, admiro, y mi recomendación para todos aquellos que estén en Lima, es que no dejen pasar esta oportunidad de sentir.

Saludos!


3 comentarios:

  1. Qué gusto de ver ese renacer del teatro en Lima, ¿no? Ayer también fui al teatro a ver Rojo, y me encantó ver todos los asientos llenos.

    ResponderEliminar
  2. Así es, ayer Criadero estuvo genial, muy contento de haber llevado a mi madre y a mi esposa a verla.

    Recién noto la lista de libros, con tu recomendación tendré que leer "El Fin del Mundo" de Murakami de todas maneras.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Gaby, también me han recomendado el Dragón de Oro, a ver si vamos a verla juntas!. Adjamir que bueno que compartes mi sentir. Me fascinó la obra. Así que eres amante de la ciencia ficción? entonces Murakami es tu lectura obligatoria! Saludos a los dos

    ResponderEliminar

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico