martes, 20 de diciembre de 2011

Navidad con preocupaciones...

¡INCREIBLE!  Ya estamos 20 de diciembre.  A escasos días de celebrar la Navidad.  Este mes se ha pasado veloz. 

Como les comenté en mi post anterior "Ambiente Navideño"  a mi el mes de diciembre me fascina.  A pesar de los múltiples compromisos y correrías en las que uno anda.  Sin embargo, tengo que contarles que esta vez la algarabía no ha podido ser completa, básicamente porque tengo a mi mami en cama hace 3 semanas, sin poder caminar, con un dolor espantoso que no lo podemos frenar con nada.

En medio de las celebraciones, le hemos hecho una resonancia magnética y en el interín, esperando los resultados, hemos descartado con neurológo que pueda ser una neuropatía y con cirujano cardiovascular que pueda ser una trombosis.  Ambas opciones descartadas.

Finalmente ayer con su médico reumatólogo vio los resultados de su resonancia y resulta que tiene un esguince en el ligamento perineo astragalino anterior.  Básicamente es un ligamento que une a pie con pierna, donde se soporta el peso del cuerpo y por eso el dolor intenso.  Así que ahora me toca verificar si le pueden poner una férula o tiene que iniciar de inmediato una terapia física.

Esto pues ha ocasionado que mi mami, que en otra vida tiene que haber sido la señora de Santa Claus, no haya podido preparar sus famosos kekes ingleses navideños, ni haya podido preparar sus deliciosas galletas navideñas, ni sus cachitos de almendras, ni su diversidad de bombones rellenos.  Cosas que normalmente hacía con mucho amor.  Me da mucha pena pues, que este incidente le haya robado una época del año que ella disfruta mucho.  El dolor y la cantidad de medicamentos, la tiene adormecida y en cama, sin mucho espíritu navideño.  A duras penas la pude subir a mi casa el domingo para tomar un lonchecito y distraerla con conversación.

Así que hoy he tomado una decisión.  Ya que tendrá que hacer un super esfuerzo para estar en la cena navideña con nosotros y básicamente es todo lo que podrá hacer en este mes, pues celebraremos la Navidad en el momento en que ella se sienta bien.  Apenas vea ese rayito de ilusión iluminando los ojitos de mi viejita, pondré manos a la obra y aunque la cocina no sea de mi agrado, me pondré a preparar con ella los kekitos y las galletas, y celebraremos una nueva fiesta Navideña.  Sea en enero, febrero o marzo.

Debo resaltar que mi madre es un ángel.  Gracias a Dios es una mujer que se deja cuidar, por lo que es muy fácil manejarla en una situación como ésta. 

Aunque sé que lo que tiene no denota gravedad, para una mujer de 80 años, encerrarla en casa en estas épocas tiene una tremenda carga emocional.  Así que queridos amigos y lectores, a los religiosos, les pido tenerla en sus oraciones para que no pierda ese lindo espíritu que la caracteriza, a los no religiosos, les pido le manden buenas vibras.

Les escribo después para desearles un Feliz Año...

1 comentario:

  1. Recuerdo que hace algún tiempo pasó por un episodio similar. No sé si es lo mismo, pero me imagino lo apesadumbrados que están todos.
    Cuando paso por una situación en que mis planes se van al traste, luego de molestarme y renegar un rato, le veo el lado bueno: celebrarán dos veces. Y seguramente eso les encantará a tus niñas.
    Feliz 2012 también para todos ustedes.

    ResponderEliminar

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico