domingo, 6 de noviembre de 2011

Los Runners...

Como viene sucediendo hace un tiempo ya, estoy presente en muchas de las maratones, 10k, medias maratones y sucedáneas, que se presentan en esta ciudad de Lima.  Pero no como debería ser, participando, corriendo y sudando la gota gorda.  No.  En realidad participo parada con mis hijas en alguna parte de la ruta para darle ánimos a mi esposito querido que corre con pasión.

Para una No Deportista como yo resulta toda una experiencia el vivir esta dinámica de los runners de manera tangencial.  Mi esposo, que normalmente no evidencia sus emociones, cada vez que va a salir a correr en una de estas carreras tiene una sonrisa envidiable! le notas como la alegría la brota de los poros.  Como se prepara para el momento, como toma sus vitaminas, como come su pasta el día anterior y se duerme temprano. 

Nosotras pues no podemos sino celebrar ese entusiasmo (dicho sea de paso aprovechando y promoviendo al máximo los momentos en que expresa sus emociones) así que las 3 cambiadas muy temprano y preparadas para apostarnos en alguna esquina y verlo pasar, pegar de gritos y decirle que lo amamos.

Hoy la carrera estuvo mas divertida que nunca.  Primero que pasó por la esquina de mi casa, con lo cual no tuve que movilizarme tan temprano ni encontrar rutas alternas donde pudiera estacionar el carro y ver pacientemente a la gente corriendo.  Esta vez solo salimos a la calle y ahí estábamos.  Segundo, los espacios creados a lo largo de la ruta con música en vivo, me parecen simplemente espectaculares.  No sé que dirán los corredores.  Pero para nosotros esperando es sumamente divertido.  Hoy teníamos una banda de rock espectacular aquí en la Av. La Paz, con música buenísima! que yo conocía y que podía cantar.  Así que ahí estábamos todas bailando y cantando mientras esperábamos a los primeros runners.

El ambiente de los runners también me parece fabuloso.  Vi pasar a unos chicos (no tan chicos) con pañalones.  Varios con pelucas diversas, binchas con cuernos de diablitas, Minnie Mouse, el Zorro con todo y capa también pasó corriendo, algo parecido a un ekeko con chaleco y chullo, dos chicas con pelucas de colores y medias de rallas hasta la rodilla muy divertidas ellas, hasta un gorila todo peludo, que no quiero imaginarme como olerá cuando se quite el disfraz.   Corrían personas con perros grandes y chicos, mamás y papás con sus bebés en coches.  Altos, bajos, flacos y gordos.  Algunos muy gorditos.  Corriendo con frenesí, esforzándose al máximo para lograr su propósito:  Llegar. 

Y la verdad, me dio una sana envidia.  Pues me gustaría mucho ser parte de ese grupo entusiasta de gente que corre con pasión.  Me fascinaría poder compartir ese espacio que tanta felicidad le significa a mi esposo.  Me encantaría.  Pero honestamente, no me siento capaz.  Nunca me gustó correr.  Ni siquiera en el colegio corrí la milla o el Test de Cooper.  Siempre encontré una excusa válida para evadir andar corriendo.  Lo odiaba.  Y ahora, creo que mirar todo este espectáculo y esta algarabía es lo que me gusta.  La veletería y no el deporte en sí. 

En conclusión... creo que mi esposo y yo mantendremos nuestros espacios separados.  El con sus carreras y yo con mis libros.  Yo lo veo pasar y lo espero con agua y él me acompaña a comprar mis libros.

Espero sinceramente que mis hijas hayan heredado los atributos deportivos de su padre y no de su desastrosa madre.

4 comentarios:

  1. ¡Yo si corrí! Bueno, seamos honestos... caminé casi todos los 10K. Digamos entonces que participé. Y me encantó todo. La animación musical me gustó, aunque confieso que no me hubiera gustado nada tenerla en mi oreja una mañana dominguera.
    En conclusión: estoy muy contenta de haber sido parte de esta carrera.

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco correría soy de las que como tú espera en una esquina.
    Enhorabuena a Gabriela y a tu marido por participar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Correr es liberador, es solo pensar en correr, en disfrutar el paisaje, en pensar positivo.. en no pensar en nada... en sentir tu corazón, pensar en tus seres queridos. Correr en las madrugadas es estar en paz contigo. Correr y pensar en llega rlo mas rapido que puedes, es superarte a ti mismo, no al vecino. Es una competencia contra ti, con tus miedos, con tus frustraciones... es espiritual, es fisico, es pleno. Amo correr, y soy tan feliz cuando te veo esperandome con las enanas... tu ESCU.

    ResponderEliminar
  4. Que lindo comentario Escu. Estaremos las tres ahí siempre esperándote. Te amo.

    ResponderEliminar

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico