sábado, 7 de abril de 2012

Semana Santa

Definitivamente los años han generado cambios en mi.  No saben como puedo estar disfrutando estos días de Semana Santa con prácticamente ningún plan.  Relajada, viendo tele, conversando, leyendo.  Nada en especial.  

Esto era impensable hace 15 años para mi, donde los días de descanso me dejaban mas cansada que antes de empezar.  Los miles de planes previos se barajaban meses antes hasta tomar una opción que podía significar un viaje al interior del país, de cualquier forma, en cualquier alojamiento, o un delicioso campamento en playas sin baño que disfrutaba muchísimo.

El viajar en Semana Santa ahora no me gusta mucho.  Primero, que me molesta pagar el sobreprecio que tienen todos los alojamientos en esta época, sabiendo además que estarán llenos, que el servicio no será el mejor y que de todas maneras eso me pondrá de muy mal humor. Si hoy tuviera que elegir viajar a algún sitio, probablemente eligiría aquel contrario al que escuche que todo el mundo irá.  Mientras que antes hubiera estado definitivamente en medio de todo el movimiento, incómoda o no.

¡Y que puedo decir de los incómodos campamentos! antes cargábamos una carpa pequeña que compartíamos entre varias, planificábamos nuestras comidas, teníamos un toldito y por supuesto no nos faltaba guitarra y cajón.  Pero no había baño.  Nuestras bolsitas negras cubrían esa carencia y éramos felices así.  No me imagino ahora yendo a un cerro a cumplir con mis necesidades fisiológicas.

Pero es que claro, cada cosa tiene su época, su dinámica, su pasión.  Disfruté intensamente esos años de mi vida.  Los años me han vuelto comodona.  Me encanta viajar por supuesto, pero ahora me gusta estar muy bien instalada y muy bien atendida.  Supongo que es natural.  Hoy disfruto mucho de no tener nada que hacer.  De tener un espacio para leer un libro, poder estar echada en mi sillón favorito, poder ver tele y hacer "zapping" sin ningún stress.

Dejo constancia que para poder escribir este post estoy dejando de lado todas las convenciones religiosas que deberían practicarse en estas fechas, porque debo reconocer que nunca las he practicado en su totalidad.  De seguro habrá muchos que disfrutan su recorrido de iglesias y actividades semejantes.

Espero estén disfrutando de unos días deliciosos...


6 comentarios:

  1. Suscribo y hago mias todas y cada una de tus palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Querida Cholita,con qué poco llegábamos a conformarnos entonces,los primeros recuerdos son los mejores,procuremos dar a nuestros vástagos esos momentos que son los que mejor perduran...bienaventurado aquel que remite a su infancia su mejor memoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me encargaré de hacer perdurar esos recuerdos en mis niñas!

      Eliminar
  3. Siempre he preferido quedarme en casa en estos días. Es tan delicioso tener la ciudad vacía... no lo cambio por nada.

    ResponderEliminar

Si quieres contarme algo... éste es el lugar adecuado! gracias por comentar!

Seguidores

Seguir por correo electrónico